La participación familiar es un paso más que cuenta en el camino de hacer de la Asociación el hogar común de quienes estamos vinculados a ella de una u otra forma

Texto adaptado a Lectura Fácil

La Asociación es el hogar de todos
en el que todos tenemos nuestro lugar.

Animamos a las familias a participar.

El Grupo de Participación Familiar lanza una campaña
con la que se quiere concienciar
sobre la necesidad de ser parte activa.

Ahora mismo nos vemos en las Tertulias con café,
que sirven para mantenernos en contacto y
es ahí donde hemos decidido hacer la campaña.

Además, también tenemos reuniones con los profesionales
para que nos cuenten sobre nuestros familiares y
nos den pautas para ayudar en su trabajo.

Vernos nos ayuda a contar nuestras experiencias, y
a encontrar soluciones para evitar sentirnos solos.

Las familias participan en todo lo que interesa a su familiar,
pero también se ofrecen como voluntarios
para ayudar en las actividades comunes.

Las familias son las más interesadas en:

  • El bienestar de las personas con discapacidad
  • El desarrollo personal
  • Ayudar a otras familias que viven situaciones parecidas
  • Evitar la soledad de otras familias
  • Lograr que las personas con discapacidad estén bien en su entorno

La familia es imprescindible.

Es imprescindible la participación familiar.

En estos días intensificamos la inquietud por animar a las familias a participar. La idea es recordar las distintas alternativas con que cuenta la Asociación.

Todo surge en las ‘Tertulias con café’, que reúne a madres y padres, hermanos y demás familiares de nuestras personas con discapacidad.

En la actualidad las propuestas se centran en el ‘Grupo de Participación Familiar’.

Junto a estas tertulias, se programan talleres con los profesionales que trabajan directamente con el familiar. Con estas se persigue orientar y poner en común prácticas, rutinas y hábitos a través de la experiencia personal de cada cual. 

En este proceso de compartir se presta una especial atención al “cuidado del cuidador”. Está demostrado y es conocido que puede afectar seriamente a su estabilidad emocional.

De otro se busca la implicación en la mejora de las condiciones de vida de nuestras personas con discapacidad en cada uno de los centros.

La participación familiar se completa con el altruismo en su mayor expresión que es el voluntariado.

Compartimos el mismo camino

No lo olvides

La familia es la primera interesada en el bienestar de nuestras personas con discapacidad.

La familia es la cómplice necesaria en el proceso de desarrollo que se define para cada persona.

La familia es el primer eslabón en valores como la normalización y la inclusión social.

La familia forma parte de la gran familia que es la Asociación, y esto es determinante para evitar la soledad y la sensación de aislamiento.

El roce, el trato entre las familias contribuye a mejorar la Asociación. Con cada experiencia se demuestra que llega a ser un pilar fundamental para compartir experiencias y mostrar vivencias que ayudan a quienes las viven o están en ciernes de vivirlas.

La familia es imprescindible.

Es imprescindible la participación familiar.

#SomosCapaces